KOBAYASHI ISSA

KOBAYASHI ISSA (1763 – 1827)

El humo
dibuja en este momento
el primer cielo del año

En este primer amanecer de primavera
Incluso mi sombra
está repleta de vigor

En el mismo lugar se obstina
el pájaro carpintero
Al atardecer

En día de primavera
Una sola poza
detiene la puesta de sol

Temblando
en las flores silvestres
se va la primavera

La hierba del llano cae
y el ojo puede ver
como el frío aumenta

Ondulando, serpenteando
La brisa
viene a mí

¿La edad de la luna?
Yo diría
más o menos trece años.

¿Sentirán nostalgia
los días de neblina
las ninfas del cielo?

Bajo la neblina del calor
Algunos hoyos dejados
por el bastón que va al templo

Lluvia de primavera
El pato renquea
en el pórtico

En la ruta de Shinano
La montaña carga sobre mí
el calor

Ella acostó al niño
y lava en este momento la ropa
La luna de verano

Habiendo cambiado de ropa
Me siento
pero muy solo

Con alegre canto
El ruiseñor
llama a sus paternos

Los gorriones
juegan a la escondida
entre las plantas de té

Apártate del camino
gorrión sin casta.
Pasa el caballo

Gorrión huérfano
Ven acá
contigo quiero jugar

Si eres tierno con ellos
Los nuevos gorriones
te desilusionaran

Un gorrión cansado
En medio
de un grupo de niños

Noche de golondrinas.
Mañana otra vez
nada mejor que hacer

Un punto en el día
La alondra canta
al fondo de la lluvia

Mantiene un desafío
de miradas conmigo
La rana

Inmóvil y serena
La rana observa
las montañas

Mirándome
Se camufla
la rana

Puesta del sol.
La rana también
llora

De los arces de otoño
me acerco
y la soledad me invade

Las ranas
alrededor de la cabaña
Tu envejeces

La vejez
También al cortar un ramo de flor
una mueca en la boca

Cuando envejecemos
La larga presencia del día
es también motivo de llanto

Esta mañana es otoño
Al decir estas palabras
siento como envejezco

Frente al espantapájaros
A edad avanzada
tengo vergüenza de mí

Al otoño de mi vida
La luna no tiene manchas
y sin embargo *

* La luna es un espejo sin manchas. ¿La conciencia?

Allá
Simplemente
bajo la nieve que cae

De la mala hierba
¡Qué mariposa
nació!

Cubierto de mariposas
El árbol muerto
florece

Mariposa que revoloteas.
Como tú siento
que soy una criatura de polvo

También entre los insectos
hay los de diestro canto.
Otros no

Canto de insectos.
Un hoyo en la muralla
ayer desapercibido

Bajo las flores del cerezo
Pulula y hormiguea
la humanidad *

A la sombra de las flores del cerezo.
No son
más extranjeros *

* Es la fiesta anual del cerezo o la contemplación de las flores…
“hanami ”. Todos son invitados al tradicional lazo entre el
mundo de guerreros y el de las flores

Esas flores de cerezo
que tanto me embelesaron
Desaparecieron de la tierra

Un mundo de gran dolor y tristeza.
A pesar
de los cerezos en flor

Entre las flores del ciruelo
El uguisu
limpia sus patas

Cuando florece el ciruelo
Yo esparzo sardinas
en la tumba de mi gato

Crisantemo en flor
Baila también en el aire
un olor a orina

Lluvia de pétalos.
Agua de neblinas lejanas
quisiera beber

Es mediodía.
Las oropéndolas cantan
y la corriente del río pasa en silencio

¡Porque así debe ser!
Entrenémonos a morir
a la sombra de las flores

Todos en este mundo
en la cumbre de un infierno
¡A contemplar las flores!

La primavera se anuncia
Tengo cuarenta y tres años
aún frente a mi arroz blanco *

* El número cuatro y la palabra muerte son homónimos

En lo más carnudo de mis nalgas
Las marcas
del petate frío

¡Rayos y truenos!
A cada relámpago
el mundo se sana

Que nada me pertenezca.
Sólo la paz del corazón
y el frescor del aire

Desnudo.
Sobre un caballo desnudo
a través un temporal

Pobre
la más pobre de las regiones
¡Pero sientan este frescor!

Aldea perdida
Acostumbrados a su miseria
ellos toman el fresco por la noche

La siesta
dejo al agua de las montañas
Pelar el arroz

Lozanía de atardecer.
El ignora que la campana
redobla el sonido de la vida

Lozanía de atardecer.
El sabe que la campana
redobla el sonido de la vida

Viva inquieta pulga.
Por mi mano
transfórmate en Buda *

Por esta boca
que mordió una pulga
canto al Buda *

* Volverse Buda, Transformarse, llegar a ser un Buda.
¿Morir? Se utiliza el término “buda” para con respeto
designar…un cadáver.

Pulgas.
Para ustedes también
la noche es soledad y larga

Lo siento por las pulgas
de la cabaña
¡Van a adelgazar muy pronto!

Picado por pulgas.
¿Entonces fue verdad
ese sueño de arena?

No mates la mosca.
Mira como reza
manos juntas y pies juntos

Cansadamente sueña
el viejo pino
Todavía no es Buda

Llegó el otoño.
El cachorro que no lo sabe
es un Buda

Un ser humano
Una mosca
en la gran sala

Con una sonrisa
el Buda muestra
un mosquito que se tira un pedo

El mundo va muy bien.
Otra mosca
come el arroz

Matando una mosca
herí
una flor

Una puerta de ramajes
y como cerradura
un caracol

De noche bajo la luna
Torso desnudo
el caracol

¿A dónde puede ir
bajo la lluvia
este caracol?

Sube lentamente
Lentamente pequeño caracol
escalas el Monte Fuji

Me voy de la casa
junto al ruiseñor
¡Cuídala caracol!

¿Cuándo vino
tan cerca de mí
este caracol?

Caracol
A tu manera
¿Puedes llegar a ser un Buda?

Retoma fuerza
en la manga
la luciérnaga que huye

De prostitutas
La joven virgen
se hace un pañuelo

En el pórtico del Templo Mii.
El sonido de la campana
en el aire se congela

Después de la gran limpieza
del Templo de Zenkoji
La brillante luna otoñal

Oca emigrante
¿Cuántas veces viste
la humareda del Monte Asama?

Amanecer.
La bruma del Monte Asama
sube a la mesa

Oca salvaje
¿A qué edad hiciste
el primer viaje?

Luna llena
Mi aldea deteriorada
es como usted la ve

Qué bella y enorme
Era esa castaña
fuera de alcance

En el blanco rocío
me ejercito
al paraíso

En cada perla de rocío
Tiembla
mi región natal

En la flor de loto
Cambia
el rocío del mundo

El rocío se dispersa.
Hoy una vez más
sembraré granos de infierno!

– No quiero continuar
en este mísero mundo.
Y se descuelga la gota de rocío

Mundo de rocío
Rocío de mundo
¡Ah! Sin embargo *

*Con motivo a la muerte de su hija.

Saltamontes
No aplastes las perlas
en el blanco rocío

El ruibarbo en la nieve
más pálido
Brilla púrpura

El frío
¿De dónde viene?
Oh espantapájaros

En la punta de la nariz
Del Buda del páramo
cuelga un hilo de hielo

De los orificios de la nariz
del Buda.
Surge una golondrina

Noche tras noche
Mi sopa de legumbres
acompaña la nieve

En invierno
Una joven prostituta
raspa el hollín de la cacerola

El hoyo perfecto
que hago cuando orino
a la entrada de mi casa

De un salto
El cervato caza la mariposa
y vuelve a dormirse

El gatito
que pesamos en la balanza
Continúa con sus juegos

Un bello volantín
se levanta
de la choza del mendigo

El niño que imita
Al cormorán
Es aún más maravilloso

¡El lobo!
Sólo al ver su excremento
temblamos de frió

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s